Un polémico adicto al sexo de pago, lo más visto en la vuelta de Samanta Villar