Oto Vans nunca había tenido en su boca algo tan repugnante (2/2)