Mañana, el reto imposible de Oto