Bea y Rodri también tienen defectos. ¡Y comparten uno de ellos!