Errebeene abre las puertas de su armario y... ¡Madre mía qué escándalo!