Siglo XXI: los artistas siguen escondiendo su sexualidad para vender discos, ¿en serio?