Postizos arriba, pulgares fuera... ¡y bien de azúcar, moreno!