Arriba, abajo, pal centro... ¡y mareo!