Abandonado por un videojuego: la ruptura más surrealista de Rubén Errebeene