La hipnosis saca a la luz los miedos más ocultos de Steisy