El “accidente” en casa Gorro-Garay que casi provoca que los Reyes Magos pasen de largo