Los mejor y peor vestidos de los Globos de Oro 2019, por Nacho Montes