La alfombra verde de los Premios Dial, a examen por Nacho Montes