Bisbal y Tablada ponen fin a su guerra judicial con una sentencia salomónica