La clausura del Festival de Málaga, a examen por Nacho Montes