Analizamos el otro aspecto triunfador de Rosalía en 'El Mal Querer': su estilismo