Con la piel quemada, nada de pomada