Camela, víctimas de un nuevo reto tripletero