La brutal experiencia que 'The Tripletz' no olvidarán nunca