La rarísima manía de Tamara Gorro y el papel higiénico nos ha dejado ojipláticos