No apto para paladares delicados: el vomitivo smoothie challenge de Tamara Gorro y Patry Jordán