“Unas manos lúcidas le agarraron por los tobillos para arrastrarla”: los ‘poltergeist’ del caso Vallecas