Lo que no hay que creer (y parece real) que vemos en las películas eróticas