'Vaya cuadro': lo que realmente mira el perro semihundido de las pinturas negras de Goya