Labrador y Rafa Mora: ¿reconciliación imposible?