Ni las preguntas más comprometidas han podido con el amor de Diego y Lola