Toda buena anécdota en España comienza con un 'No hay huevos'. Twitter, y el 112 de Asturias, lo saben