Tu 'Blue Monday' no es tan malo si lo comparas con el de Zidane