Nunca un ojo dio tanto que hablar. ¡Grande Leticia Sabater!