Risto toma de su propia medicina. ¡Una ola para Patricia por su zasca!