Amamos las uñas que explotan de egocentrismo y de pus