En Ruanda es patrimonio nacional el orgasmo femenino... ¡VIVA RUANDA!