Alfonso La Cruz lo confiesa: tiene unos calzoncillos de la suerte