La historia real que inspiró a tus asesinos favoritos del cine de terror