La broma más extendida de Ignatius: sus fans ponen sus fotos en teléfonos y portátiles