¡Pues que resulta que la cicatriz de Harry Potter no es un rayo!