Sabes que te has pasado con la cocaína cuando hasta las anguilas de Londres van drogadas