¿Dónde están ahora tus ídolos emo por los que lucías ojera con orgullo?