El drama de los perretes abandonados en Chernóbil