A Ignatius se le ilumina la cara cuando le dicen que lo peta más que Joaquín Reyes