Lo mires por donde lo mires, te sigue: el cartel del gato perdido que da mal rollo