La comunicación es imprescindible, incluso si tu pareja es un candelabro