¡Arriba la objetofilia! Brays Efe y su corona, ¿amor a primera vista?