Le preguntamos a Monterrosa por qué estamos tan obsesionados con ser felices