Pepa Charro, la opción B del discurso de los Goya. ¡La Terremoto no gustó!