Sí, ¡es posible enamorarse de objetos!