La sexualidad masculina lleva muchos años de ventaja a la femenina