El 'squirting' por sorpresa, o cómo pensaba que estaba rompiendo aguas