Superar la muerte de tu primera mascota es muy difícil, pero se puede