Visitamos The Doger Café, un bar puedes tomar algo y adoptar un cachorrito